La empresa sostenible, la empresa del futuro

Las empresas han comenzado a asumir su papel como actores clave en el desarrollo sostenible y la consecución de la Agenda 2030, incorporando la sostenibilidad en sus estrategias de negocio y convirtiendo estos desafíos en nuevas oportunidades. Esto se debe al hecho de que la sociedad cada vez es más exigente con las políticas ambientales y sociales de las empresas. Por un lado se valora positivamente aquellas que plantean cambios y soluciones para reducir su impacto ambiental, pero además exigen políticas cada vez más reguladoras.

En España a partir del 2021 todas las empresas con más de 250 trabajadores están obligadas por ley a elaborar informes de sostenibilidad, donde expondrán las acciones actuales y futuras para reducir los impactos negativos.

Pero, ¿por qué invertir en desarrollo sostenible?

  • El desarrollo sostenible permite el acceso a nuevos mercados, generando negocios con grandes empresas y multinacionales.
  • Facilita los contratos con el sector público, y la participación de nuevos inversores.
  • Mejora la imagen de marca, creando una ventaja competitiva. Generando innovación y promoviendo la mejora continua en la empresa.
  • Favorece el ahorro en costes y el aumento de la productividad, gracias a la optimización y la eficiencia.
  • Permite adelantarse a la nueva legislación antes de que esta se implante.

¿Qué acciones fáciles de aplicar te convierten en una empresa sostenible?

  • Eficiencia energética. Llevar el control del consumo de energía, agua, y materias, con el objetivo de reducirlo al mínimo.
  • Digitalización. Ofrecer servicios online, y digitalizar todos los procesos internos de la empresa (facturación, contratos, informes…), creando sistemas en la nube que generen menos residuos.
  • Gestión de residuos. reutilizar todo aquello que pueda ser reutilizado, prestando también especial atención a la forma de gestionar los residuos generados.
  • Ecodiseño. Emplear diseños de envases y embalajes ecológicos y con bajo impacto ambiental.
  • Promover la cultura de la sostenibilidad. Exigir los mismos compromisos a tus proveedores, y trabajar con empresas cercanas.
  • Análisis de ciclo de vida. Medir los impactos generados por la organización para intentar reducirlos.

La incorporación de perfiles y de una cultura basada en la sostenibilidad serán la máxima en las empresas para cumplir los objetivos de la Agenda 2030, hacia una transición justa y obligatoria para crear un mundo más limpio y respetuoso.

Súmate al cambio haciendo de tu empresa innovadora, actual y sostenible.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIN
Share
Leave a reply